/Gear

¿Son peligrosos los pedales de contacto?

 

Los pedales de contacto pueden ser peligrosos sólo si no te tomas un tiempo para aprender a usarlos correctamente. Algunos usuarios los compran, los ponen en su bici, prueban a enganchar y desenganchar un par de veces y salen a la montaña a enfrentarse a veredas técnicas y descensos complicados sin tener el reflejo de soltar el pedal aún automatizado. El resultado es que a la primera dificultad se intenta soltar y se queda enganchado por no hacer el movimiento que se precisa. Los clips dan mucha más seguridad en bajadas que los pedales sin sujeción precisamente por evitar que el pie se escape del pedal con los baches, además de que permiten un mayor control de la bicicleta y con ellos aprovecha mejor la potencia de tus piernas. Para sacarles todo el jugo tienes que hacer ejercicios, en los que asimilarás el gesto correcto, muy sencillos. Tan solo engancha y desengancha el pie derecho e izquierdo alternativamente, repitiendo diez o doce veces. El movimiento es un simple giro de talón hacia fuera pero si no lo asocias a sacar el pie no lo realizarás cuando haya una situación complicada.

Este tipo de pedales puede llegar a ser considerado un "peligro" por su naturaleza de ser más difícil de usar que unos de plataforma. Sí es cierto que en ocasiones llegan a causar accidentes, pero esto es por un mal uso de parte del ciclista o por la poca experiencia del mismo. Unos pedales de contacto son de mucha utilidad y una gran ventaja en el pedaleo, por ejemplo, o en las bajadas muy agrestes y donde es necesario pedalear. 

 

Existen varias maneras de evitar el riesgo de una lesión por el uso de pedales de clip. En primer lugar; el tipo de pedales, ya que hay pedales de clip con plataforma integrada, de esta manera no tienes que estar siempre engrapado al pedal, en una bajada inclinada y resbalosa por ejemplo, y así evitarás una caída por no poder safar el pie, ya que desde un inicio no estarás enganchado. Estos pedales son muy prácticos para principiantes y para el Enduro. 

Otra manera de facilitar el uso de los pedales de contacto, es aflojar al máximo la tensión de estos, de esta manera podrás desenganchar el pie con menos fuerza y mucha más facilidad. Sin duda este truco es para primerizos, pues los zapatos podrían safarse tan fácilmente que podría llegar a pasar sin querer. Conforme va aumentando tu experiencia, puedes ir apretando los pedales. 

Relacionados