/Entrenamiento

5 cosas que debes evitar cuando entrenas

Ten cuidado con estos errores comunes entre los bikers.

 

Hacer siempre la misma ruta
Esto es muy cómodo y rutinario. Nos acostumbramos a una ruta y lógicamente ya no tenemos interés en hacer otra. Pero esto hará que nos estanquemos pronto en nuestro nivel y rendimiento. El cuerpo se acostumbra al mismo esfuerzo de siempre y no existirá un progreso. Siempre es mejor tener un menú variado de rutas. ¡Checa opciones en nuestra sección "Dónde rodar"!


Llevar el paso del líder 
Otro error muy frecuente es tratar de seguirle el paso al líder del grupo. Tu cuerpo necesita adaptarse poco a poco a los esfuerzos y no podrás mantener el paso a tope de alguien que lleva más tiempo sobre la bici que tú. Salir a hacer rutas poco exigentes pero constantes te hará ganar mucho fondo. Esto es un pilar fundamental para cualquier mountainbiker.

Salir a rodar solamente los domingos
Desafortunadamente, este es el caso de mucha gente por problemas de disponibilidad de tiempo. Rodar una vez a la semana está bien para no perder la forma, pero para obtener mejores resultados, es insuficiente porque pasas demasiado tiempo sin mover el cuerpo. Los músculos necesitan esfuerzos continuos y repetitivos a lo largo de la semana para poder progresar. Lo mínimo indispensable deberían ser 3 rodadas a la semana. 

No hidratarse mientras pedaleas 
Hay gente que prefiere no llevar agua en rutas cortas para evitar el peso, y prefieren acabar un poco sedientos. Si tenemos sed, quiere decir que estamos comenzando a deshidratarnos, y en esas condiciones es difícil rendir sobre la bicicleta, el cuerpo se desgasta y el entrenamiento no se aprovecha al máximo. Es preferible que bajes un poco el paso por el peso de los líquidos a que te puedas generar un problema de salud por una mala hidratación durante tus salidas a rodar. 

No hacer estiramientos antes y después de pedalear
Estirar antes de andar en bici es bueno para calentar los músculos, y hacerlos después de rodar, evitara que los músculos se acorten, sobre todo los músculos posteriores o isquiotibiales, que son los que más trabajan en la bicicleta. El ciclismo es un deporte cíclico, donde el músculo se acostumbrará a un tipo de contracción, siempre con un rango de movilidad reducido, esto puede acortar nuestros isquiotibiales y generar lesiones. Los estiramientos son esenciales, incluso sesiones específicas una vez por semana podrían ayudarte a sentirte mejor y rendir a tope en cada salida.