/Mecánica

6 datos sobre tu suspensión

1- MANTEQUILLA. Te habrás dado cuenta de que algunas suspensiones de Fox tienen unas barras con un color diferente, más dorado. Es el recubrimiento Kashima, específico de Fox, consistente en un anodizado especial de los tubos que crea un deslizamiento mayor, y por tanto hace que la horquilla sea más suave.

 

2- REVISIÓN PERIÓDICA. En esta zona es donde aparecen las marcas de desgaste que nos indican que las barras se están gastando. Esto suele ocurrir cuando no se hace el mantenimiento adecuado. Recuerda como medida fundamental, añadir unas gotas de aceite en el retén antes de cada salida.

 

3- ¡AL SERVICIO TÉCNICO! Es muy recomendable seguir las pautas de mantenimiento especificadas por los fabricantes de las horquillas, no sólo para conseguir un funcionamiento adecuado, sino también para tener cobertura de la Garantía en caso de algún posible fallo. Los intervalos de mantenimiento y reparaciones a realizar difieren según la marca, por lo que te recomendamos que revises el Manual de usuario que vino con tu horquilla. Si no lo tienes puedes ver en las webs de las marcas, donde habitualmente tienen una sección de Servicio Técnico donde poder informarte. Los intervalos aproximados son de 3 meses para limpiar y engrasar los retenes y casquillos de fricción, y cambiar el aceite del circuito una vez al año.

 

4- BLOQUEO. Una fuente muy común de roturas es un uso incorrecto del mando de bloqueo. La horquilla de suspensión, como su propio nombre indica, está diseñada para absorber, no para funcionar como una horquilla rígida. No abuses del bloqueo en zonas bacheadas, ya que estarás sometiendo a los retenes y juntas a una gran presión. Y tampoco olvides desbloquear cuando vengas de una carretera y entres al camino. En pistas de buen firme o carretera, puedes usarlo sin problemas, o bien cerrar la plataforma de pedaleo justo hasta que las oscilaciones del pedaleo queden controladas.

5- EL TAMAÑO ES IMPORTANTE. Si vas a montar una horquilla nueva en tu bici, ten muy en cuenta el recorrido total. La idea de montar una horquilla de 140 mm de recorrido en un cuadro rígido de Rally que ha sido diseñado para horquillas de 100 mm no es nada recomendable: se modifican drásticamente los ángulos del cuadro, y por tanto su comportamiento y, lo más importante, el cuadro podría romperse, al no estar diseñado para aguantar esa palanca extra.

 

6- DEL MINIDISC AL LP. Idéntico caso al anterior lo encontramos en el tamaño de los discos. Las horquillas de hasta 150 mm de recorrido normalmente están preparadas para discos de hasta 180 mm de diámetro. Montar un disco mayor buscando más frenada pondría en claro riesgo la integridad de la horquilla, cuyas botellas y barras podrían llegar a partirse de forma repentina.­

 

 

Relacionados