/Mecánica

Tres cosas sobre mecánica que te quitarán un peso de encima.

La experiencia de los kilómetros.

 

Patita de cambios doblada.

Cuando nuestra bicicleta no hace bien los cambios y ya le pusimos atención a todo lo que concierne al desviador, pero aun así los pasos no caen donde deberían, lo más probable es que la patita de donde se agarra el desviador este doblada. Llévala con tu mecánico para que la enderece. Él utiliza una herramienta especial, así que no intentes hacerlo tú. Después de esto podrás hacer tus cambios sin ese molesto sonido de un desviador mal ajustado.

Te puede interesar "URTICARIA Y FRÍO; NO TODO ES 'MIEL SOBRE HOJUELAS' EN EL MTB"

Masas flojas.

Muchas veces cuando nuestras bicicletas ya tienen sus años, a pesar de que les hayamos dado el mantenimiento adecuado tendrán algunas fallas que pueden llegar a ser bastante caprichosas. Una de ellas es la siguiente: por más que ajustemos los rayos de nuestro rin correctamente, seguirá teniendo un juego (movimiento a la izquierda o derecha) y tocará los frenos. Toma nota, esto se debe a que tu masa del rin ya tiene varios kilómetros rodados y hay de dos sopas, si aprietan las masas y queda, te salvaste, pero si no es hora de comprar unas masas nuevas.

Nudo de la cámara.

Seamos honestos, a veces salimos sin importarnos que no traemos las mas mínimas refacciones y casi nunca pasa nada; pero el día que sí pase necesitarás saber qué hacer.

Cuando ya ponchaste y no traes ninguna refacción lo que puedes hacer para solucionarlo es hacer un nudo a la cámara de la bicicleta.

  • Desmonta la llanta.
  • Encuentra el orificio por donde se escapa el aire, puedes abrir la válvula de la cámara e inflarla como si fuera un globo para que sea más fácil encontrar el hoyo.
  • Localiza el hoyo con el dedo, puedes poner un poco de agua de la que traes en tu ánfora para que sea más sencillo. Pasa tu dedo y dónde haga burbujas, ahí esta ponchado.
  • Una vez localizado, desinfla la cámara.
  • Haz un nudo justamente en donde se encuentra el hoyo. Prueba a ver si el aire no escapa, si lo hace tienes que ajustar el nudo. Esto es prueba y error.
  • Mete la cámara e infla. Meterla será un proceso más complicado pero trata de que no se muerda por hacerlo de forma descontrolada. No durará demasiado la llanta inflada, pero probablemente sí lo justo para que puedas hallar refacciones o llegar a tu auto.

 

Relacionados